SALUD

Archipiélago de Nuestra Señora del Rosario

De acuerdo con Surtigás (2009) en Isla Grande el 66 % de la población está afiliada a entidades prestadoras de salud, dejando al 34% restante sin ningún tipo de afiliación. La afiliación en salud no es una prioridad para los habitantes de Isla Grande a pesar del incremento de personas que declararon haberse sentido enfermas entre 2007 y 2009 (aumentó un 56 % para el 2009). También, las personas con mayor cantidad de gastos (alimentación, vestido, educación, etc.) tienden a prescindir de una afiliación a entidades prestadoras de salud.

Cardique-UJTL (2010) reporta para el caso de las islas del Rosario que el 89,7 % de la población se encuentra afiliada a algún tipo de régimen de salud. De ese porcentaje, un 43,6 % se encuentran afiliados al régimen contributivo, lo que puede indicar que la población se encuentra vinculada en gran medida a nóminas hoteleras que, por ley, contribuyen con aportes en salud y pensión, y el restante 46,2 % está el régimen subsidiado.

En el reporte de TNC-Invemar (2012), para Isla Grande el 84,59 % de esta población tiene afiliación al Sisbén que se brinda a través de Comfamiliar, y el 15,4% no cuenta con afiliación a salud.

Se ve entonces cómo la población del archipiélago de Nuestra Señora del Rosario pasa de un 43, 60 % que cotiza salud según Cardique-UJTL (2010) a un 84,6 % de acuerdo con TNC-Invemar (2012) en salud subsidiada (Tabla 2-3).

TABLA 2-3. COMPARACIÓN DE DATOS DE DIFERENTES FUENTES, AÑOS Y PORCENTAJE DE AFILIADOS.

7_002

En cuanto a las enfermedades que mayormente aquejan a los habitantes de las islas del Rosario, se encuentran las virales (gripas o gastrointestinales), según datos manejados por la Secretaria de Salud Distrital. Estas enfermedades son producidas por el consumo de agua no tratada y la inadecuada disposición de las excretas, entre otros factores (Márquez, 2009). Nuevamente, se revela un contexto que pone a los habitantes en situación de vulnerabilidad.

El informe de TNC-Invemar (2012) señala que la infraestructura se encuentra en buen estado pero el servicio es deficiente. El puesto de salud localizado en Isla Grande es atendido por una enfermera, ya que el medico es itinerante. A falta de atención directa en la comunidad, las personas que requieren de consulta deben desplazarse hacia Barú o Cartagena para recibir el servicio.

No toda la atención en salud se encuentra institucionalizada, también se manifiestan prácticas tradicionales con base en plantas medicinales locales (Durán, 2006; Incoder-TNC, 2012).

Archipiélago de San Bernardo

Para las islas de San Bernardo, Cardique-UJTL (2010) presenta que el porcentaje de afiliación al sistema de salud es del 91,8 %, siendo el régimen subsidiado predominante, con 90,2 %. Esto indicaría el alto grado de empleo informal en la zona.

Según la encuesta realizada por TNC-Invemar (2006) a familias del Islote, el 88,96 % de estas tienen vinculación al sistema de salud y, de ese porcentaje, el 99,98 % se encuentran inscritas en el Sisbén (2012). Este mismo estudio revela que el 11,4 % de la población no registra ningún tipo de vinculación. En la Tabla 2-4 se muestran las cifras de los afiliados al servicio de salud.

TABLA 2-4. POBLACIÓN AFILIADA AL SISTEMA DE SALUD.

8_001

En las islas de San Bernardo la infraestructura para prestar el servicio de salud está constituida por un puesto de salud ubicado en Santa Cruz del Islote que cuenta con un médico que es rotativo con las otras islas: Isla Fuerte e islas del Rosario. En caso de alguna urgencia, el hotel Punta Faro apoya a la comunidad con el paramédico que está en su sede de manera permanente (TNC-Invemar, 2012).

De acuerdo con TNC-Invemar (2012), el comité de salud del consejo comunitario se encarga de gestionar a través del DADIS y ESE de Cartagena el suministro de insumos médicos para abastecer las necesidades del centro de salud y de la isla. Además este coordina y administra el puesto de salud y su asociación de usuarios, Asodeus.

En cuanto a las enfermedades que presentan los habitantes del Islote, las más comunes son de origen viral, como es el caso de la gripa, reportada por los habitantes como la más frecuente, entre adultos y niños, con un 60 %. Le siguen las enfermedades de la piel, reportadas (27 %) y la diarrea (8 %). Otras enfermedades reportadas por la población fueron los problemas de presión sanguínea, asma y artritis, entre otras (Invemar, 2006).

Las posibles causas de estas enfermedades serían: las condiciones climáticas (31 %); los agentes transmisores como mosquitos o zancudos (25 %); la inadecuada disposición de las basuras y la deficiente calidad del agua (14 %); aspectos relacionados con desnutrición (6 %); y, por último, el estado de conservación de los alimentos (4 %) (Invemar, 2006).

No queda claro cómo este informe de Invemar (2006), no menciona el hacinamiento como causa de las enfermedades que afectan más a la población (gripa, enfermedades de la piel y diarrea), ya que dice que “actualmente según el monitoreo socioeconómico la población asciende a 1200 habitantes donde la densidad está dada por más de 8,3 personas por m2; reconocida como una las islas de mayor densidad de población a nivel mundial”.

El Sisbén es el esquema de cobertura más usado en los archipiélagos de Nuestra Señora del Rosario y de San Bernardo. Para el archipiélago del Rosario se reportan también algunas afiliaciones a EPS (Incoder, 2012).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *