CLIMA

CAMPOS DE VIENTOS

El clima del Caribe colombiano puede ser explicado en términos del viento y la precipitación y de su variabilidad espacial y temporal (Andrade, 2001) y está modulado por los desplazamientos norte-sur de la Zona de Convergencia Intertropical (ZCIT) (Andrade, 2000 citado en Invemar, 2003; Andrade, 2001). En la estación seca, la ZCIT se encuentra en posición meridional y los vientos alisios soplan del noreste de manera constante y fuerte, y por el contrario, cuando está en posición septentrional (estación lluviosa), estos cambian por vientos de poca fuerza y de dirección variable (Pujos et al., 1986).

Para la cuenca del Caribe, las principales corrientes de vientos en chorros superficiales atmosféricos son el chorro superficial de San Andrés y el chorro del Chocó (Andrade, 2001; Bernal et al., 2006 citado en Gutiérrez et al., 2010) (Figura 1-2). El primero, asociado directamente con los alisios del noreste, alcanza sus mayores velocidades de diciembre a febrero y de junio a agosto (hasta 10 m/s) y las menores entre septiembre y noviembre (6 m/s) (Gutiérrez et al., 2010), mientras que el segundo alcanza menores velocidades y está relacionado con los patrones de precipitación y la ocurrencia de sistemas convectivos de mesoescala en Colombia (Poveda & Mesa, 1999; 2000 citado en Gutiérrez et al., 2010).

PRESIÓN ATMOSFÉRICA

A partir de un análisis de datos históricos de 59 años, registrados en áreas próximas a Isla Tesoro (archipiélago de Nuestra Señora del Rosario), Gutiérrez et al. (2010) determinaron que la presión atmosférica oscila entre 1002,4 y 1004,2 hPa, con un promedio de 1003,5 hPa.

TEMPERATURA AMBIENTE

El Parque Nacional Natural Corales del Rosario y San Bernardo cuenta con un clima cálido y un promedio de temperatura de 27,8 °C (UAESPNN, 2006). A partir del análisis de la tendencia climática para Isla Tesoro (archipiélago de Nuestra Señora del Rosario) basado en los datos históricos para el período comprendido entre 1950 y 2009, Gutiérrez et al. (2010) encontraron que en este período la temperatura ambiente varió entre 26,2 y 27,4 ºC con un promedio de 26,8 ºC y señalan que este parámetro tiende al aumento (Figura 1-3).

Figura 1-1. Localización área de estudio.

1-1_001

 

Figura 1-2. Posición de la zona de Convergencia Intertropical – ZCIT para: A) estación de vientos, B) estación de lluvias y C) época de transición.

1-2_001

 

Figura 1-3. Temperatura ambiente en el área del archipiélago de Nuestra Señora del Rosario, para el período 1950-2005.

1-3_001

 

PRECIPITACIÓN Y HUMEDAD RELTIVA

En el Parque Nacional Natural Corales del Rosario y San Bernardo (PNNCRSB) durante todo el año, con excepción al mes de octubre, hay un déficit de agua debido a que las lluvias son escasas, siendo el promedio de precipitación anual de 916 mm (UAESPNN, 2006). Entre junio y julio se presenta un período que se caracteriza por ser una época seca con muy pocas o nulas precipitaciones conocido como “Veranillo de San Juan” y posteriormente entre julio y noviembre de 2009 se presenta un período de precipitaciones que finaliza en noviembre con la llegada de la época de vientos (Gutiérrez et al., 2010). El PNNCRSB cuenta con una humedad relativa de entre 80 y 85 % (UAESPNN, 2006).

RADIACIÓN SOLAR Y EVAPORACIÓN

Al analizar datos históricos del período 1950-2005, Gutiérrez et al. (2010) determinaron que en el archipiélago de Nuestra Señora del Rosario, la radiación solar varía entre 461,5 y 468,3 w/m2, con un promedio de 465,3 w/m2 y señalan que este parámetro tiende al aumento. Marzo es el mes de mayor evaporación, con un promedio de unos 194 mm/mes y los meses con más baja evaporación son septiembre, octubre y noviembre, siendo este último el de menor evaporación con 132 mm/mes (CARDIQUE-UJTL, 2010).

HIDROGRAFÍA

Los principales aportes de aguas continentales que influyen sobre el área de estudio son los siguientes: el río Magdalena y canal del Dique, el río Sinú y el golfo de Morrosquillo con su sistema de caños y arroyos, así como el aporte de aguas de Cartagena e isla Barú (Becerra et al., 1998; Invemar, 2002). La cuenca del río Sinú aporta un caudal promedio por año de 343,68 m3/seg., así como sólidos suspendidos totales de 5.249,2 Tn/día (Invemar, 2002; Invemar, 2003), el cual en cierta época del año presenta una marcada influencia sobre el archipiélago de San Bernardo y sus alrededores. De igual forma el canal del Dique a través de los caños Matunilla y Lequerica aportan agua y sedimentos a la bahía de Barbacoas, y a partir de allí, influeyen en el conjunto de islas de los archipiélagos de Nuestra Señora del Rosario y de San Bernardo, y el área entre punta Comisario y punta San Bernardo (Leblanc 1988; Rincón-Díaz 2002; Ulloa-Delgado et al., 2002 citado en UAESPNN, 2006).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *