RECURSOS PESQUEROS

Los recursos pesqueros son aquellos recursos hidrobiológicos susceptibles de ser extraídos o efectivamente extraídos y alrededor de los cuales se desarrollan actividades productivas como: la extracción en sí misma, el procesamiento, la comercialización y la producción mediante técnicas de cultivo (MADR-MAVDT, 2010).

La pesca artesanal es una de las principales actividades económicas para las comunidades que habitan las islas de los archipiélagos de Nuestra Señora del Rosario y de San Bernardo, y se realiza con fines de subsistencia y con fines comerciales (Cardique-UJTL, 2010; Invemar, 2011; Martínez-Viloria et al., 2011). Es importante mencionar que no todos los pescadores que realizan su actividad en esta área pertenecen a las comunidades locales, algunos provienen de otras regiones como la península de Barú, Cartagena, Bocachica, Berrugas, Rincón del Mar y Tolú, entre otros (Invemar, 2011; Martínez-Viloria et al., 2011).

INVERTEBRADOS

Dentro de los invertebrados que son capturados por la pesquería artesanal de la región se destacan la cangreja (Mithrax spinosissimus), la langosta (Panulirus argus, P. guttatus y Scyllarides aequinoctialis), el pulpo (Octopus spp.) y el calamar (Sepioteuthis sepioidea) (Martínez-Viloria et al., 2011). En la Tabla 1-20 se listan 13 especies de invertebrados que han sido reportadas como recursos pesqueros para el Parque Nacional Natural Corales del Rosario y San Bernardo (Martínez-Viloria et al., 2011), de las cuales el 38,5 % (5 sp.) están incluidas en el Libro rojo de invertebrados marinos de Colombia y catalogadas como vulnerables (VU) (Ardila et al., 2002). Eustrombus gigas y Cittarium pica han sido declaradas como especies silvestres que se encuentran amenazadas en el territorio nacional (MAVDT; 2010).

En Colombia se ha trabajado considerablemente sobre los aspectos biológicos de E. gigas (Duque, 1974; García, 1991; Lagos, 1994; Chiquillo et al., 1997), destacando una talla media de madurez sexual de 240 mm y 221 mm para hembras y machos, respectivamente (Gómez-Campo, 2005). El componente estructural dominante de la población de E. gigas en el archipiélago de Nuestra Señora del Rosario son los adultos (Gómez-Campo et al., 2010). La baja densidad de juveniles en el archipiélago puede atribuirse a la intensa actividad pesquera en el área de hace unos años. La condición de sitio turístico estimuló hace varios años la intensa extracción de caracol para suplir la demanda que, sin tener en cuenta volúmenes de captura, tallas, ni áreas específicas de pesca, llevó a disminuir de forma importante el recurso (Mora, 1994, citado en Gómez-Campo et al., 2010) y aunque en 1977 se estableció una veda que aún persiste, la población en el archipiélago de Nuestra Señora del Rosario fue sumamente diezmada (0,46 ± 2,22 ind/ha y 1,31 ± 4,25 ind/ha durante la época húmeda y seca, respectivamente) (Gómez-Campo, 2005).

Tabla 1-20. Invertebrados reportados como recursos pesqueros para el Parque Nacional Natural Corales del Rosario y San Bernardo. Se incluye la categoría de las especies catalogadas como amenazadas.

VU: Vulnerable.

Otro factor que pudo haber influenciado la baja densidad de juveniles es la urbanización del conjunto de islas que componen el archipiélago, lo que ha implicado a través de los años la destrucción de grandes extensiones de fondos compuestos principalmente por praderas de pastos (Alvarado, 1988), hábitat más importante para el desarrollo de los primeros años de vida de la especie. Por esta razón, es claro que los sectores menos intervenidos por actividades antrópicas, como Bajo Tortugas e Isla Tesoro (declarada área intangible, Decreto 622/77), puedan presentar las abundancias más altas de E. gigas (Gómez-Campo et al., 2010).

PECES

En la Tabla 1-21 se presenta un listado de las especies que han sido reportadas como recursos pesqueros ícticos para el Parque Nacional Natural Corales del Rosario y San Bernardo (Martínez-Viloria et al., 2011). En esta se evidencia que las familias mejor representadas son: Carangidae, Haemulidae, Lutjanidae, Scaridae, Scombridae y Serranidae. De las 102 especies reportadas, el 8,8 % (9 sp.) están incluidas en el Libro rojo de peces marinos de Colombia (Mejía & Acero, 2002) bajo alguna de las siguientes categorías: peligro crítico (CR), datos insuficientes (DD), en peligro de extinción (EN), casi amenazado (NT) y vulnerable (Vu). De estas, seis fueron declaradas como especies silvestres que se encuentran amenazadas en el territorio nacional (MAVDT; 2010).

En los archipiélagos de Nuestra Señora del Rosario y de San Bernardo, la sobrepesca, sumado a otros factores de riesgo, ha ocasionado cambios en la densidad y biomasa de peces de importancia comercial (Invemar, 2011a).

Tabla 1-21. Recursos pesqueros ícticos reportados para el Parque Nacional Natural Corales del Rosario y San Bernardo. Se incluye la categoría de las especies catalogadas como amenazadas (MAVDT, 2010, Mejía & Acero, 2002). CR: en peligro crítico, DD: datos insuficientes, EN: en peligro de extinción, NT: casi amenazado, VU: vulnerable.

Identificación y evaluación de las presiones sobre los recursos pesqueros

De acuerdo con un estudio realizado por Martínez-Viloria et al. (2011), entre los años 2007 y 2010, las especies que presentaron mayor presión pesquera en los archipiélagos de Nuestra Señora del Rosario y de San Bernardo fueron las especies de caracol pala (E. gigas), cangreja (M. spinosissimus), langosta (P. argus), saltona (O. chrysurus) y pargo rayado (Lutjanus synagris) al observar que las longitudes de invertebrados y peces capturados estaban por debajo de la talla media de madurez sexual. Más del 60% de los individuos capturados no alcanzaron a reproducirse por primera vez, aspecto que atenta contra la renovación poblacional de estas especies y para el año 2010 el valor ascendió al 80 %. El efecto fue mayor sobre caracol pala (E. gigas) y la saltona (O. chrysurus) con 94 y 82,4 %, respectivamente. Sin embargo, en el archipiélago de San Bernardo la presión sobre las especies amenazadas es mayor en un 71,3 % (54.273 kg), capturando 13 especies (Mithrax spinosissimus, Panulirus argus, Eustrombus gigas, Epinephelus striatus, Ginglymostoma cirratum, Lutjanus cyanopterus, Lutjanus analis, Epinephelus itajara, Scarus guacamaia Carpilius corallinus, Balistes vetula, Lachnolaimus Maximus y Epinephelus niveatus), mientras que para el archipiélago de Nuestra Señora del Rosario alcanza un 28,7 % (21.828 kg) con 9 especies (Panulirus argus, Mithrax spinosissimus, Eustrombus gigas, Epinephelus itajara, Scarus guacamaia, Lutjanus cyanopterus, Balistes vetula, Carpilius corallinus y Lutjanus analis).

La disminución de las biomasas de las poblaciones de peces e invertebrados, principalmente los de mayor tamaño, es una amenaza para la biodiversidad, ya que es un factor determinante en la alteración de la organización de la red trófica de los ecosistemas (Cury et al., 2001; Casini et al., 2009; Pauly, 2010). Como consecuencia de la disminución de biomasa de los grandes depredadores, las pesquerías empiezan a concentrarse en los peces pequeños, que a menudo son la presa de los peces de mayor tamaño y en los invertebrados, proceso que se denomina “pescando hacia abajo en las redes alimentarías” (Pauly, 2010).

Además de los efectos negativos sobre la diversidad local, la pérdida de biomasa de los recursos pesqueros conlleva a una disminución en la renta económica de las Unidades Económicas de Pesca y a una menor disponibilidad de alimento para las comunidades asentadas en estos archipiélagos y los turistas.

Estado actual de los recursos pesqueros

• Eustrombus gigas (caracol pala)

El caracol pala (Eustrombus gigas) ha sido intensamente explotado en el área (Invemar, 2011). En los años 70, en los archipiélagos de San Bernardo e Islas del Rosario se realizó pesquería comercial de este recurso, y en 1977, como consecuencia de la sobrepesca, el Inderena ordenó el cierre de la pesquería comercial (Mora, 1994, citado en Castro et al., 2012).

Para el caso de los archipiélagos de Nuestra Señora del Rosario y de San Bernardo las actividades como el turismo y la pesca han conducido a que la población de E. gigas presente signos de sobreexplotación con una disminución en las capturas y en su talla media de captura en pesca artesanal (Gómez-Campo et al., 2010). Garcia-Valencia & Rueda (2005) reportan que la talla media de captura del caracol pala está por debajo del promedio en el Gran Caribe. Así mismo, los registros históricos de la CPUE para esta especie (Tabla 22), confirman su disminución, como consecuencia de la fuerte presión por pesca a la cual ha sido sometida. Como consecuencia de su explotación, los reportes de abundancia para el año 2005 en el archipiélago de San Bernardo son muy bajos, con respecto a estudios en otras regiones del Caribe (Ballesteros-Galvis, 2005 citado en Invemar, 2011).

Los indicadores reportados por Martínez-Viloria et al. (2011) (CPUE, talla media de captura -TMC- y TMC vs. TMM) para el caracol pala, obtenidos a partir del monitoreo realizado en el período 2007-2010, confirman el alto grado de sobrexplotación de esta especie en el área protegida. La CPUE ha disminuido drásticamente y se está ejerciendo fuerte presión sobre la fracción juvenil de la población. durante este período, la proporción de ejemplares capturados por debajo de la talla media de madurez (22 cm) osciló entre 51 y 94 %, afectando así la renovación natural de la especie. Por otra parte, al comparar la TMC de los ejemplares entre los sectores de Nuestra Señora del Rosario y de San Bernardo, se concluye que en este último se ejerce mayor presión sobre este recurso (Tabla 22).

Tabla 1-22. Indicadores del nivel de explotación de Eustrombus gigas en los archipiélagos de Nuestra Señora del Rosario y de San Bernardo.

1-22

• Mithrax spinosissimus (cangreja)

Durante el monitoreo pesquero llevado a cabo en el sector del Rosario en el período 2007-2010, la CPUE (kg/faena) de esta especie varió entre 0,25 y 1,25 kg/faena. Debido a que no se ha estimado la TMM de esta especie, no ha sido posible utilizar el indicador de TMC vs. TMM (Martínez-Viloria et al., 2011), lo cual no permite evaluar el nivel de explotación de esta especie.

Tabla 1-23. CPUE de Mithrax spinosissimus en los archipiélagos de Nuestra Señora del Rosario y de San Bernardo.

1-23
• Panulirus argus (langosta)

Al observar las longitudes de los ejemplares de P. argus desembarcados entre noviembre de 2007 y diciembre de 2010, se observa un alto riesgo de sobreexplotación, teniendo en cuenta la alta proporción de individuos con longitudes por debajo de la talla media de madurez sexual (TMM) estimada para esta especie (21 cm) (Martínez-Viloria et al., 2011) (Tabla 24). durante el período evaluado por estos autores, la proporción de individuos capturados por debajo de la TMM en el Parque Nacional Natural Corales del Rosario y San Bernardo (PNNCRSB), osciló entre 66,2 y 92 %.

Tabla 1-24. Indicadores del nivel de explotación de Panulirus argus en los archipiélagos de Nuestra Señora del Rosario y de San Bernardo.

1-24

• Ocyurus chrysurus (saltona)

Durante el monitoreo realizado por Parques Nacionales Naturales de Colombia (Martínez-Viloria, 2011), se observó una disminución gradual de los valores CPUE de O. chrysurus para el sector del archipiélago de San Bernardo (Tabla 25), lo cual refleja que la abundancia de este recurso está disminuyendo, como consecuencia de la presión pesquera. Este nivel de explotación se explica en parte, por el hecho de que se está capturando una alta proporción de ejemplares a una talla inferior que la talla media de madurez (TMM); entre el 78,8 y el 99 %, para el período evaluado (2007-2010). Lo anterior se corrobora al observar el comportamiento del indicador TMC vs. TMM (Tabla 25).

Tabla 1-25. Indicadores del nivel de explotación de Ocyurus chrysurus en los archipiélagos de Nuestra Señora del Rosario y de San Bernardo.

1-25

A partir del análisis de algunos aspectos biológico-pesqueros de ejemplares de O. chrysurus capturados en el archipiélago de San Bernardo, entre octubre de 2008 y septiembre de 2009, Jaimes (2011) encontró que más del 50 % de los ejemplares se capturaron por debajo de la Longitud mínima de madurez (Lmm) y una proporción mínima de megadesovadores, razón por lo cual concluye que en esta área se está afectando la renovación natural de esta población, lo cual concuerda con lo expuesto por Martínez-Viloria et al. (2011).

• Lutjanus synagris (pargo rayado)

Entre 2007 y 2010 la CPUE osciló entre 2,0 y 2,5 kg/faena (Tabla 26). A pesar de que no existan series históricas de este indicador, es probable que la captura por faena de esta especie haya disminuido en el tiempo, teniendo en cuenta que los valores para el período evaluado son bajos.

Al analizar la composición por tallas de los ejemplares de L. synagris desembarcados en el PNNCRSB entre noviembre de 2007 y diciembre de 2010 (Martínez-Viloria et al., 2011), se evidencia el alto riesgo de sobreexplotación de esta especie. Lo anterior se sustenta en el hecho de que más del 60 % de los ejemplares presentaron longitudes por debajo de la talla media de madurez sexual (24,6 cm) (Tabla 26).

A partir del estudio de algunos aspectos biológico–pesqueros de las principales especies ícticas capturadas en el sector de San Bernardo, durante el período 2008 y 2009, Jaimes (2011) plantea que las malas condiciones de las poblaciones de peces arrecifales comercialmente importantes en el área de San Bernardo es evidente; y que las señales más alarmantes se presentan en L. synagris, teniendo en cuenta el alto porcentaje de juveniles en las capturas, la disminución en la composición por tallas, la longitud media de madurez y la eventual aparición de ejemplares megadesovadores. Menciona además que según los pescadores del sector, la abundancia de individuos y las agregaciones para el desove de esta especie han descendido. Concluye que a corto plazo se podría originar un colapso de esta población.

Tabla 1-26. Indicadores del nivel de explotación de Lutjanus synagris en los archipiélagos de Nuestra Señora del Rosario y de San Bernardo.

1-26

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *